Creo estos meses que han transcurrido desde que tuve mi fiesta de graduación han sido los mas duros en el aspecto emocional. En el sentido de que la soledad me atormentaba hasta quererme ahogar, y bueno, creo hablo por todos cuando digo que querer tomar a alguien para curar esa soledad no es nada lindo y ni saludable para ambos, ya que al final uno solo ocupa al otro por una necesidad... y puedo decir que he aprendido a lidiar con la soledad, e incluso se ha vuelto una de mis mejores amigas. Debido a que me ha ayudado a conocerme más como el delicado ser humano que soy. Mi tiempo es mi tiempo, y si, tengo sueños que ya me urgen realizar... Pero si comienzo a realizar cosas, eso significaría que dejaría otras incompletas. El ritmo va al nivel en el que la vida sabe que es el indicado.