Me encuentro dentro de una oleada de días donde me pareces cada vez más irresistible, siempre un poco más que el día anterior, y aquí sin detenerme a dudar me permito ser absoluta.

Se me eriza la piel solo de pensar en como te detienes para decir algunas palabras dentro de todos los diálogos que me regalas, me mantienes ahí esperando las siguientes sílabas con ansias, con anhelo de escuchar lo que tu pecho tiene que decir, quisiera abrirlo y escudriñarlo con mis propias manos y, una vez ahí, quedarme dentro.

Has creado este bucle donde la repetición de beberte se siente como el hábito más apetecible que existe, me alimento de ti, vivo de amor, de todo el amor que hay entre tú y yo. Todos los sonidos de este mundo me dirigen a ti, para verte, para quererte, para admirarte o simplemente pensar fugazmente en tu nombre, y después seguir con lo que tengo enfrente.

Si he de llegar cansada quiero llegar cansada a tu cama, si he de llegar con victorias quiero llegar con victorias a tus brazos, si he de llegar con la misión de hacer feliz quiero hacerte feliz a ti; contigo quiero todo y me embriaga el sentimiento del amor. Yo soy amor.

Cuando cruzamos nuestras palabras y logro escuchar todas esas cosas interesantes que tienes para decirme entro en nuestra burbuja y me dedico enteramente a ti, a conocerte, a probar el sabor de tu risa y el sabor de tus labios que si no fuera por este gran espacio que nos separa estarían dispuestos a besar toda mi piel, y yo dentro de toda esta gratitud, respondería con el más inmaculado gesto de amor.

Encuentro tanta gracia y tanto placer al recibir la oscuridad de mis ojos al cerrarlos mientras escucho tus palabras, hasta que como una necesidad más permanecemos en silencio y es ahí donde encuentro nuestro nido, en ese momento traes a mi toda la paz y lo único que necesito para que sea aun más perfecto, es tenerte junto a mí, para dejarte reinar mi camino hacia los sueños y tener la fortuna del contacto y el calor.

Quiero que todos mis días acaben junto a ti y reír, gritar o llorar rodeada por tus brazos y, ser de ti como tú eres de mí.

M.T.