Ya no puedo ocultar nada, es tan inútil por más esfuerzo que haga; parece que intento curar una herida de bala con una bandita. Lo diré... Me gustas.
Tus ojos cafés son tan comunes que creí que pasarían desapercibidos por mis sentidos; pero no, llamaron toda mi atención y es como si poseyeras un color esmeralda en ellos. Tan brillantes y bonitos.
Me gusta ver como tus labios se curvan en una bonita sonrisa. Es la curva que más me gusta de ti.
Adoro tu voz. Y si fueras cantante compraría todos tus discos con tal de escuchar tu voz bonita.
Amo verte e imaginar lo genial que sería abrazarte y alborotar tu cabello corto.
Me gustaría que esas mejillas se colorearan cuando escucharas mi nombre y que miles de sensaciones te invadieran cuando me vieras.

... Es bonito soñar.