En las noches de abril, cuando hay tanto viento que empiezo a temblar, cuando el cielo encapotado me impide ver las estrellas en el firmamento, cuando no hay muchas cosas que hacer salvo observar, en las noches de abril es cuando creí extrañarte más… pero me equivoque, llegaron las noches de mayo y te extrañe aun mas.