He decidido escribir cada que algo inquieta mi mente.

Anoche tus manos se desataron sobre mi piel y yo no sabía si ceder,
entregarme por completa no era lo que yo buscaba
aceptaste mi decisión pero tus ganas te delataban.

Confieso que tengo miedo, no se si seguir con ésto...