Día 2: Sobre una buena experiencia.

Tan satisfactorio fue
verte nuevamente,
que las lágrimas cayeron
por mis mejillas lentamente.

Sí, te has ido;
aún no lo he aceptado.
Pero me reconfortan
esos regalos inesperados:

Una pequeña visita tuya
puede alegrar mi día por completo.
Porque por ti, pequeña mejor amiga,
daría el mundo entero.

5 años tenía
cuando al mundo tú llegaste.
Vaya sorpresa de la vida,
¡han sido 10 años imparables!

Eres mi pequeña niña,
¿acaso tú lo sabes?
Más que mi chiquita mejor amiga,
eres mi hermanita irreemplazable.

amigos, feliz, and vida image