Conjugar los verbos es más complicado en singular en decadencia
¿Tengo que salir de mí o ir a encontrarme?
Como extraño el olor a monte verde, a tierra mojada, al cielo despertando.
Que terrible hueco el que causa alejarse del sentido;
e inventar uno más adecuado para eso que llaman buena vida.
Ahora sé que los lujos son las cosas más sencillas.
Que la cúspide de lo esencial es la buena compañía
Que su éxito es una trampa, porque jamás estarán conformes.

Yo no me puedo perder si recuerdo ver el cielo, si recuerdo oler el monte, si sigo confiando en que el camino, aunque sea incierto, me llevará a eso que yo llamo buena vida.