Día 10: reto 30 días escribiendo.

No he sido constante con este reto, con suerte puedo acabarlo antes de terminar este 2018.

1. Me gusta aprender cosas nuevas, creo que la vida es un constante aprender. Esto se remonta a mi adolescencia, toda mi vida he sido una persona muy curiosa pero específicamente cuando tenía unos 13 años devoraba libros, novelas para ser exacta y pues a través de esas hojas idealizaba a personajes, cada uno diferente en profesión y me embelesaba imaginando que era todos ellos, mi conclusión fue que quería ser todóloga, infortunadamente esa profesión no existe y bueno hoy en día siempre busco aprender de lo que no sé, sobretodo investigo el origen de las cosas y me gusta practicar lo que se considera como oficio.

2. La procastinación me viene corta. Es algo de lo que no estoy orgullosa, pero lo soy. La primera vez que escuché esta palabra fue por mi maestra en la universidad, impartía la materia de estudios regionales y se quejaba de sus alumnos procastinadores. Fue la primera vez que le dio un nombre a lo que yo simplemente denominaba como flojera. Realmente la procastinación es algo que ha ido más allá de mí, inclusive aquí estoy, escribiendo excusas del porque nisiquiera puedo deshacerme de ella. Puedes darme un año entero para hacer x actividad, pero el día 364 estaré haciendo tu encargo, así es como la procastinación trabaja.

3. Tengo un novio a distancia. Y es la segunda ocasión que lo hago. Quizá es el tipo de vida que llevo, no sé he intentado relacionarme con personas reales pero tampoco me han funcionado. No es mi destino, solamente sé que lo amo y guardo la esperanza de en un futuro no muy lejano encontrarnos y formar una familia.

4. Soy profesionista titulada. Hace alguno 3 años me gradué de antropología social, no me preguntes, aún no logro descifrar que es. Lo peor del asunto es que fui la alumna con mayor promedio. Jajaja, me doy risa yo misma, siento orgullo de ser una vaga que no ejerce su profesión, al menos me titulé y el cuadro está en la sala de mi casa.

5. De pequeña adoraba la ciencia. En mi casa no había televisión pagada, por eso veía lo que la televisión normal ofrecía. Recuerdo el canal once del IPN cada horario era apto para un tipo de público. Mi horario favorito era a las 7:00 pm, transmitían programas comprados a NATGIO y DISCOVERYCHANNEL. En ellos pasaban programas de flora y fauna. Me encantaba ver cardúmenes en algún mar desconocido o animales salvajes en África. Tanta era mi fascinación por ver la naturaleza que despertó en mí un deseo de investigarla. Desocupaba frascos de vidrio que mi mamá usaba en la cocina y atrapaba grillos o cualquier insecto que cupiera y los mantenía cautivos durante días, los alimentaba o daba agua y tenía una pequeña libreta donde escribía todo lo que observaba.

Hasta aquí mis bochornosos datos para contar, abrazos y besos a ti que me lees, ¡gracias! <3