Seguí admirándolo porque simplemente el era perfecto, creo que era un Ángel caído del mismísimo cielo, él pareció darse cuenta de que lo miraba mucho ya que se rasco nervioso la nuca.
-¿Eres de por aquí Hara?.- escuchar mi nombre salir de sus bellos labios color carmesí fue lo mejor que puede ver y escuchar en todo mi vida, yo creo que esto es solo un sueño y lo más estúpido que pude hacer es pellizcarme el brazo, Jungkook se dio cuenta de aquel acto ya que soltó una risa casi inaudible, inmediatamente mis mejillas tomaron un color rojo muy fuerte estoy muy segura de eso, agarré mi mochila y de allí saqué una botella de agua, la destapé y comencé a beberla para tratar de calmar mi evidente sonrojo. Cuando terminé toda la botella me volteo para verlo a él y el ya me estaba mirando fijamente a los ojos, me perdí en lo profundo de sus ojos, en ese lapso de tiempo no existía nada más que él y yo, desvié la mirada después de al menos 20 segundos.
-Si soy de Seúl, y tu de donde eres, se nota que no de aquí.- me fijé detenidamente en otro punto que no sea él, así que me fijé en el suelo.
-No, no soy de aquí soy de Busan,¿Se nota tanto?.- no se que afán tiene este chico con sus malditas sonrisas ladinas, pero, pero simplemente me encanta......