Describe una primera vez.

Les voy a contar de la primera vez que me elevé al cielo.
Tenía yo 19 años, mi destino eran sus brazos. Iba a encontrarme con lo que parecía ser el amor de mi vida.
De esas veces en las que están tan estúpidamente enamorada que cruzas mares literalmente para encontrarte con él. Lo había conocido hace más de dos años y bueno, ni me cuerpo ni mi mente soportaba estar más lejos de él, sus ojos castaños, su cabello largo y rizado.
Lo planeé y ahorré durante meses, busqué vuelos en Internet y lo hice.
Fue una semana santa, estuve 3 horas antes de despegar, muerta de nervios y sin saber que iba a suceder. La espera se hizo eterna pero finalmente subí a ese avión, la sensación de volar entre el basto cielo fue magnífica, pero más aún ver por la ventana a las nubes como vecinas es simplemente maravilloso. Como crucé un mar, minutos antes de aterrizar desde arriba la vista fue impresionante, las aguas se tornaban en diferentes tonalidades, no me alcanzan las palabras para describir lo hermoso de aquello que mis ojos observaron. Y luego ver la ciudad tan pequeña con sus trazos tan perfectos, simplemente fue wow.
Al cabo de 45 minutos ya había llegado, me bajé de la maquina voladora, tome mi maleta y caminé a la salida. Allí estaba él, llevaba puesta su playera verde, petrificado al verme corrió y se abalanzó sobre mí, rodeando mi cuerpo y sus ojos hechos un río.
Eramos felices sin duda.