Aún me acuerdo de ti como desde el primer día.
Han pasado casi tres años desde que te conocí, caminabas por la privada de la escuela hacia la entrada, con tus audífonos puestos y las manos en los bolsillos.
Voltee a verte de espaldas y sentí una sensación extraña, no precisamente ya era amor, pero si era un sentimiento incontrolable.
No eras el típico chico guapo que a todas les llamaba la atención, pero había algo en ti que me hacia estremecer.
Sabía muy poco de ti, gracias a mis amigas pude obtener uno que otro dato y tu nombre en Facebook, te envié solicitud y tardaste varios días en respondermela. Revisé casi todo tu perfil, me regresé varios años, parecía una psicópata yendo de perfil en perfil con tal de obtener algún dato relevante que me llevara cada vez más cerca de ti.
Pasaron algunas semanas y yo seguía observándote cuando pasabas, tú ni siquiera notabas mi presencia, parecías de esos chicos que no ponen mucha atención a su alrededor y me parecía bien ya que no veías a cualquier tipeja que pasara.
En ese tiempo yo era del tipo de chicas que no se atrevía hacer varias cosas y una de ellas era hablarte. Desde siempre he sido muy penosa y cuando hablo con alguien me cuesta entablar una conversación.
Fue hasta casi al medio año que me atreví hablarte, pero por mensaje, que absurdo ¿no?, recuerdo que tardabas varios minutos en responder, en ocasiones hasta horas y yo al segundo ya estaba escribiéndote.
Tiempo después supe que no estabas tan al pendiente de tus redes sociales y que por eso tardabas al contestar, me calmó bastante saber eso ya que no era porque estuvieras hablando con alguien más.
A pesar de que conocía muy pocas cosas de ti, me gustabas mucho, me enamoré de ti sin sentido, aún sigo pensando qué fue lo que me atrajo tanto de ti. No puedo decir que tu forma de ser, sólo en dos o tres ocasiones hablamos en persona y eso fue muy poco. Había algo en ti que me hacía sentir diferente, nunca tuve la oportunidad de convivir contigo ya que nuestras amistades eran muy diferentes.

Pasó un año y seguíamos igual, no entendía la razón por la que no me atrevía hablarte, la tuya si la sabía perfectamente y era que simplemente yo no te importaba.
Una vez en un tema de conversación te pregunté que cuál era el motivo por el que hace tiempo no te interesabas por alguna chica, tú respuesta fue que hace tiempo una persona te hizo sentir todo para al final abandonarte. Ahora había entendido el motivo de tu forma de ser conmigo, sin embargo, eso hizo que me aferrara más a ti, ya que yo quería cambiarte esa perspectiva del amor y que te dieras cuenta que conmigo lo tendrías todo.
Seguían pasando los meses y cada vez íbamos de mal en peor. me causaba mucha tristeza saber que nunca pude tener un poco de atención tuya, desde un principio sabía que nada de esto iba a funcionar y yo no lo quería admitir. Todos me decían que era mejor que te olvidara, que no tenía caso seguirte insistiendo y me merecía a una mejor persona.

Han pasado casi tres años y hasta la fecha te sigo recordando, hace mucho que no nos vemos y créeme que el día que pase eso sólo va a pasar en mi mente todo aquello que pudimos ser pero no quisiste, junto con la canción que un día me dijiste que escuchara y que desde ahí me recuerda mucho a ti.

-We don't talk anymore