Te quiero por ser tu. Te amo con tu poesía y tu arrogancia. Te amo con cada letra y por cada letra que compone tu nombre. Te quiero como olor fragante y fuerte briza.
Te amo; con todas sus letras, en tus altibajos voy a estar siempre, por tu misterio, en la oscuridad, ahí también. Te quiero con el caos que eres. Te quiero con el alma, con el cuerpo... con la mente sobre todo, porque el amor no es mas que el efecto secundario de un montón de fluidos que se desprenden de la misma y todo eso tiene tu nombre. Te quiero con tus gustos y aquellas cosas que podrías odiar. Te quiero como para ahora, como por siempre. Te quiero en silencio y a gritos. Nunca dudes que por ti desprendería de mi cada fibra, eres paz, motor, eres mi complemento y sustento. Eres arte; mi obra favorita de Van Gogh, mi estación favorita: otoño, justo de viento y de silencio perfecto. Te quiero por dentro; cuando nadie nos ve, por fuera cuando la gente de nosotros sabe. En la cama, a sensaciones y placeres; mas allá de la carne y lasciva de las que sufro arrebato. En lo bajo y lo alto, creo que esencialmente en un punto medio. Te quiero por ser el verdadero autor de mis escritos. Eres mar, playa, eres confort, hogar y tranquilidad. Te amo por ser mi droga y el mejor remedio a cualquiera de mis males. Te quiero por ser siempre la estabilidad de mis malos días. Te quiero para revolución y realimentacion. Te amo; porque contigo puedo dormir hasta tarde, hablando de filosofía, de literatura y un poco de sociología, de fondo nos acompañaban melodías que ahora se han vuelto un tanto melancólicas.
Te amo como no tienes idea.