No confíes es nadie, no tienes amigos. No te muestres débil, sé ruda y sé fuerte. Disfruta y atrévete, siempre criticarán, de todas formas. No te dejes engañar, no te amarres.

Todos te van a fallar en algún momento. Nadie se queda, nada es para siempre. Es simple, es solo parte del camino. Somos solo una calle, una parada, y tarde o temprano tendrán que salir.

Al final del día estás solo tú con tu miseria, así que, cariño, más te vale quererte, porque nadie más lo hará por ti.

Todo
se
derrumba.
Todo
cae.
Todos
serán
ceniza
de
recuerdos.

Y de pronto todo arde.