En nuestra vida constantemente tenemos triunfos y derrotas.
Esto me lleva a contarles que para llegar a el triunfo aplicamos nuestra inteligencia y voluntad. Para llegar a eso que queremos, aplicamos todo lo aprendido..
Hay una cosa a tener en cuenta, la forma de aprender es intentándolo, y como somos hombres imperfectos es mas que seguro que caigamos una y otra vez hasta que por fin a través de la disciplina lleguemos a el objetivo.
Por eso ¡NO PARES!. inténtalo una y otra vez sabiendo que Dios, si lo que buscamos es algo para nuestro bien, nos da millones de oportunidades. Con la cabeza en alto,¡no te rindas!. Aquellas personas que admiras también tuvieron sus caídas para poder ser lo que son.
También recuerda que es muy importante rodearte de gente que quiera acompañarte hacia lo alto.