Carta para mi Yo cuando sea madre:
Déjalos crecer libres, no les prohíbas nada. En cambio, enséñales lo que esta bien y lo que no, lo que vale la pena y lo que es mejor dejar pasar. Así aprenderán a decidir, cometerán ellos los errores y crecerán. Si se equivocan, la enseñanza será más clara y fuerte.
Apoyalo, que cometer errores no es de bobos sino de valientes. Habla con ellos, cuéntale anécdotas de tu infancia, tus aprendizajes, tus aventuras, tu vida tan distinta a la de ellos.
Enséñales a escuchar, que es la mejor forma para aprender. Enséñale valores que en ningún otro sitio se los puedan dar.
Múestrale que en la vida todo se consigue con esfuerzo, TODO. Que no hay nada que valga la pena que caiga del cielo, y así serán más agradecidos. Enséñales a respetarse unos a otros, mujeres y hombres, a animales también.
Enséñales tú, que eres la mejor profesora que tendrán en toda la vida, la mas importante y de la que mas podrán aprender.
QAT.