Parece que fuera ayer mismo cuando me crucé con tu mirada. Hace ya bastante tiempo que ocurrió aquello y desde ese momento reinas mi interior. Entraste como una fuerte oleada que se fue dejándote allí en lo más alto. A día de hoy eres quien domina mi inspiración, eres ese pequeño impulso que necesitan mis sentimientos para viajar lejos. Gracias a ti rey de mi interior, rey de mis pensamientos, rey de mi inspiración, soy capaz de dejarme llevar y plasmar todo aquello que siento. No sé cómo ni porqué has llegado rompiendo todos mis esquemas y barreras, ayudándome a liberar el peso de mis sentimientos. Hay algo en ti desde el primer día que me crucé con tu mirada, ese algo te ha convertido en la musa de un poeta, más bien, en el dios de una poetisa. ~139