Alguien que ha estado solo toda su vida no padece de tristeza cuando la gente se aleja, o quizá un poco, pero se limpia las lágrimas y continúa. Esa persona sabe perfectamente que puede seguir adelante, ya lo ha hecho antes y puede hacerlo de nuevo las veces que sean necesarias.