Me siento tan liviana como una pluma
cada vez me hundo más en esta bruma.
Creo que voy a llegar a la luna
después de toda esta amargura.
Siento que me deslizo en este camino
enloqueciendo con mi destino.
Lo malo se va
y lo bueno nunca está
pero por lo menos
puedo soñar.