Y de pronto me encuentro con la mitad de mi, con la mitad de mis sueños, con la mitad de las ganas y con la mucha falta que me haces.

De pronto llega a mi un susurro de realidad y hoy me doy cuenta que tu paso ha sido firme y sin regreso, quisiera decirte adios, pero soy muy cobarde para dejarte ir, quisiera pedirte que vuelvas, pero me amo lo suficiente para no rogar a quien ya no quiere seguir aquí.

Haberte odiado hubiera sido más fácil, haberte borrado costaría menos, serias un recuerdo únicamente, Pero hoy... te amo, te extraño, me haces falta y sigo pensando que eres de las mejores cosas que pudieron pasarme en esta vida, sigo contando a los demás lo maravilloso que eres, sigo pensando que tu único defecto es dejar que otro te ame con locura , sigo pensando que posiblemente te des cuenta que este amor es sólo tuyo y que tu lugar es difícil de desbancar.

No sé si me piensas, si me extrañas, si al igual que yo has pensado en marcar sólo para escuchar tu voz y preguntar si estás bien..., creo que suponer es el mejor recurso de mi esperanza, aquella que hoy no sé que tanto pueda durar, porque sé que quiero que vuelvas, pero también deseo que nunca hubieras decidido irte y hubiera querido nunca haberme dado la oportunidad de amarte como lo hice