Han pasado 7 años desde que vi Pretty Little Liars por primera vez y ahora, que estoy repitiendo la primera temporada me siento como si el tiempo no hubiera pasado. Me siento como si tuviera 13 años otra vez, como si estuviera en mi cuarto viendo la serie... Pero lamentablemente no es así.

Como quisiera levantarme un día y que mi responsabilidad solo sea estudiar y ayudar a mi mamá en las pequeñas cosas del hogar. Pasar más tiempo con mis amigas y hablar sobre esos muchachos que tanto nos gusta, de nuestras canciones favoritas. Regresar el tiempo y disfrutar más esos pequeños detalles.

No digo que no la pasé bien, al contrario, fueron los mejores años de mi vida; pero si me gustaría haber hecho un poco más. Daría lo que fuera por repetir esa etapa de mi vida. Wow, tantas emociones que una serie puede causar.

Hoy escribo esto desde kilómetros de distancia de mi hogar, extraño los cariños de mi mamá y la protección de mi papá. Todo ha cambiado, he trazado metas que planeo cumplir, decidí sacrificar muchas cosas para obtener otras.

Hay esfuerzos que por más que duelan, son necesarios.