Me suelo considerar una chica libre, extrovertida y divertida. Aspectos que me han ayudado a hacer grandes amistades en la escuela y recientemente en mi trabajo, es muy difícil que alguien me caiga mal o alguien me odie. Dejando eso aparte, en mi trabajo se requiere mucho el trabajo en equipo y como es un trabajo en el cual la mayoría radica en la misma edad y todos somos jóvenes (18 a 25 años) es de esperarse que se formen grandes amistades y relaciones sentimentales.
Ya cumplí los 5 meses en este trabajo y tengo grandes amigos, mucho siguen en el trabajo, otros ya han renunciado por diversos temas, pero eso no me ha alejado de ellos. Durante esos 5 meses al menos me han gustado 3 chicos.
El primero fue desde el primer día que lo conocí, extrañamente es uno de los gerentes de la empresa y no es algo que me enorgullezca, desafortunadamente poco a poco me fui dando cuenta de que a pesar que su puesto tenía que portarse de una manera profesional, el no respetaba esto y solía ser de una manera “especial” con las chicas. Esto me llevo a enfrentarme a ciertas decisiones en las que repercutía entre seguir coqueteando con él o ser seria en mi trabajo, termine eligiendo mi trabajo y ahora con este chico solo me llevo bien como amigos.
El segundo duro muy poco, la primera vez que lo vi fue cuando mi jefe lo estaba entrevistando y de inmediato me llamo la atención. Cuando entro a trabajar empecé a tratarlo de manera amigable, teníamos millones de cosas en común y eso en verdad me animaba más a estar con él ¿Qué fue lo que paso? Bueno, decidió salirse de trabajar ya que no podía con tanto estrés. Pude seguir en comunicación con él, pero después me di cuenta de que tenía novia y eso arruino todo, ahora solo es un amigo más.
El tercer y último es mi problema actualmente. A él lo conocí desde mi primer día y actualmente sigue en el trabajo. Desde el principio me di cuenta de que era el tipo de chico que siempre te hace reír, el típico amiguito tonto del grupo que dice alguna tontería en los momentos más serios. Compartí momentos muy divertido con este chico, siempre sumían que éramos novios, pero siempre lo negaba. El siempre hacia chistes insinuando que nos besáramos y cosas así, pero nunca pasábamos de ahí.
Todo nuestro romance empezó el día que llegue al trabajo con mi portafolios de mis trabajos de la escuela y le platique un poco de lo que estaba estudiando y lo que me quería dedicar. Nos dimos cuenta de que era la primera vez que hablamos en serio y sin chistes, teníamos tantas cosas en común que desde ahí nos volvimos inseparables.
Pero todo el problema empezó después de nuestro primer beso. No tuvimos ningún problema hasta que decidí sacar el tema de que éramos ahora. Ya habíamos salido muchas veces, ya nos habíamos besado muchas veces, pero nunca concretamos algo.
No tengo problemas con una relación libre de compromisos, he tenido ya relaciones así, pero, cada que le hablo de algo serio, parece evadir los temas con chistes y nunca lo platicamos.
Esta semana nos peleamos porque él me vio abrazando a uno de mis amigos del trabajo, se enojó tanto que no me dejaba ayudarle con nada y se fue enojado dejándome su trabajo. Trate de hablarle en serio de lo que pasaba y trataba de evadirme. Trato de entenderlo, trato de llevar las cosas de la mejor manera, pero siento que si no toma las cosas en serio no podré seguir con esto. ¿Consejos?