La rosa se suicidó antes de ser tomada por una mano ajena y ser obsequiada como un regalo para el amor fugaz o pasajero.
— La liberación de la rosa, Joseph Kapone (Brevedad, 2001)