[...]Cualquier cosa que esa persona diga o haga aparentemente tiene que ver contigo, pero lamento ser quien te lo diga, no es así, y esa persona no es que no quiera una relación en general, sólo no quiere una relación contigo. Sí, específicamente, no contigo.

Creeme, estarás bien; creo que las almas están hechas para ser, verás, eso significa que a partir de ahora, tu alma estará a la espera de su mejor complemento y finalmente, algún día, encontrarás a alguien que tenga todo lo que necesitabas, llegará esa persona que decidirá cada mañana elegirte el resto del día y las mañanas siguientes y finalmente, unirá su corazón con el tuyo, entonces, sentirán que ambos latirán en sincronía.

¿Ves? no es tan malo, solo es pasajero, sí, está sucediendo, pero no es el fin del mundo, es el comienzo de algo mejor, deja que el tiempo cure las heridas y que tu cabecita sane, recuerda, un capricho no es del corazón, pues el corazón reconoce el amor cuando lo ve, por el contrario, el cerebro es quien idealiza situaciones y personas, tiende a confundir deseos con necesidades, no te dejes engañar.

Deja sanar todo lo que en tu idealista cerebrito revolotea, aprende a disfrutar de cada etapa y deja de atormentarte con frases pesimistas, no seas auto compasivo, no te hará ningún bien y no te fortalecerá.

Sí, hoy no fue tu día, pero, solo tienes 24 horas para lamentarte, al día siguiente te levantarás y trabajarás en ti, en ser feliz y lidiar con las situaciones, y si no, habré perdido todo este tiempo en pensar en ti y en tu bienestar. No te faltes a ti mismo y cree en los por qués y en toda esa serie de incógnitas que la vida plantea, no te enfrasques en buscar respuestas, piensa, que la clave está en la pregunta en sí. Antes de actuar pregúntate ¿Qué es lo que necesito? y ve por tu felicidad.