Todo está bien hasta que te das cuenta de que otra vez estas en el suelo, otra vez haciendo lo mismo que habias dejado, otra vez lo mismo, y otra vez tienes que levantarte.

Solo he venido a decirte que no te canses de levantarte, no te canses de luchar, y si tienes que morir luchando por lo mismo y lo mismo durante años hazlo. Es mejor morir sabiendo que lo intentaste que vivir y no haberlo intentado.