No me di el tiempo de presentarme por acá, dudo que a alguien le interese mucho los detalles de mi vida, pero hoy me apetece hablarles un poco sobre mí; y no, no les diré mi nombre completo, edad y color de cabello, les hablaré sobre algo que considero más útil e interesante para quien pueda leer lo que escribo: Vivir en crisis, digo, vivir en Venezuela.

Pues sí, soy venezolana, y de hecho amo serlo, gracias a mi nacionalidad soy quien soy, y espero no se escuche egocéntrico, pero amo vida, mucho, y cuando te rodeas de hambre, machismo, abusos, frustración y Dios sabe cuántas cosas más, sin que estas lleguen a afectarte (al menos no directamente), aprendes a valorar tu vida en todos los aspectos posibles, desde tus "molestos" padres hasta cada grano de arroz de tu plato, porque eres consciente de lo afortunada que eres al tener gente que se preocupa por ti y la suficiente comida como para no sentir hambre en este momento, o simplemente por respirar como lo estas haciendo justo ahora.

Pero que ame mi nacionalidad no significa que ame vivir aquí, porque aunque tenga a mi familia y amigos aquí (al menos los que no se han ido aún), mi casa y mayores posibilidades de estudiar y vivir cómoda, lamentablemente ya ni eso es suficiente para ser plenamente feliz. Sip, me iré de Venezuela... No tienen idea que lo común y cotidiano que es esa frase por estos lares.

Y la verdad si sigo escribiendo creo que lloraré, y realmente no quiero llorar más porque creo que me deshidrataré si lo vuelvo a hacer, solo quería compartir con ustedes un fragmento de mi vida.

Se les aprecia.