Este artículo va dirigido a una persona que fue muy importante para mí, es algo que vengo sintiendo desde hace mucho tiempo y necesitaba expresarlo en
palabras, así que aquí voy.
No puedo seguir conteniendo esto que siento en el pecho, este dolor que se apodera de mí cada vez que pienso en ti, en tus ojos, en tu sonrisa, en tus labios, en tu risa, en tu forma de ser, en tus chistes, en cada parte de tu ser. Desde el día que te fuiste no he dejado de pensarte, sí, sé que ha pasado mucho tiempo desde aquel momento en el que mi mundo entero se vino abajo, aquel momento en el que todo lo que creía verdadero y puro se desvaneció en frente de mis ojos, a fin de cuentas era algo que tarde o temprano sabía que iba a suceder, vivimos en mundos completamente diferentes. Pero te amaba tanto... te amo tanto... a veces tengo miedo de que este amor que siento por ti se convierta en una obsesión , en algo que en el futuro no pueda controlar, en algo que nos dañe a los dos, por eso es hora de decirte adiós, cortar este lazo que yo misma construí con mis ilusiones, con la esperanza de que algún día volverías... pero no lo harás, sé que no lo harás. No puedo seguir desperdiciando mi vida esperando por alguien que tal vez nunca llegue, necesito seguir adelante y aceptar que nunca volverás a estar conmigo, sé que tú ya me superaste , seguramente ni siquera te acuerdas de mí, sé que para ti lo nuestro fue una cosa de nada, un simple desliz, una más del montón pero tú para mi fuiste una persona tan especial, mi mundo entero. Fue tanto el amor que sentía que llegue a soñar una vida junto a ti, envejecer a tu lado... fui una ilusa, una soñadora. A pesar del dolor que me causó tu partida, no te culpo de nada, tampoco lo considero un error, pues de ti aprendí muchas cosas y entre ellas lo más importante para una mujer, amarse así misma, gracias a ti crecí como persona y por ello te estoy absolutamente agradecida. Espero que seas feliz, te mereces lo mejor, no me importa lo que la gente pueda decir de ti, yo sé que eres una persona brillante, llena de luz, eres tan hermoso por dentro y por fuera, lo supe ver a pesar de que nunca nos llegamos a conocer del todo bien. Nunca pude darte lo que necesitabas, me hubiera encantado conocerte mejor, saber esos pequeños detalles de tu vida, ser esa chica a la que pudieras llamar cuando estuvieras triste o simplemente para charlar de cualquier cosa hasta la madrugada... pero no importaba lo mucho que yo lo deseara esa no podía ser yo y nunca lo seré. Sabes, por un pequeño instante llegué a pensar que lo nuestro funcionaría pero fuiste tú quien me abrió los ojos y me bajó a tierra, era algo imposible. Te extraño tanto tanto, siempre que me voy a dormir pienso en ti, en cómo habrá sido tu día, si habrás comido bien, si te divertiste con tus amigos, si aprendiste cosas nuevas... lamentablemente esas cosas no podré saberlas porque ya no formo parte de tu vida y me cuesta asimilarlo, he tratado de alejarme tantas veces, pero me prometí que esta vez lo lograría y es por eso que escribo esto, para expresar aquello que vengo sintiendo hace un año y algunos meses y que no pude decirte en nuestra última conversación, porque ambos sabemos que lo nuestro quedó inconcluso y tal vez nunca llegue a entender el por qué de tu silencio cuando te dije adiós pero he decidido no pensar más en eso y ponerle un punto final a nuestra historia, a mi ilusión. Ojalá que algún día puedas leer esto y sepas que siempre me importaste, y si alguna vez sientes que no eres valorado ni amado por las personas a tu alrededor (espero que eso nunca pase), solo recuerda que a miles y miles de kilómetros de distancia, en la punta del continente, hay una chica que te admira, adora y aprecia por la persona que eres con todas tus virtudes y defectos. Quiero que seas feliz, espero que encuentres a la mujer de tus sueños que te ame y cuide, que formes una hermosa familia, que todos tus sueños se hagan realidad, eso es lo que deseo para ti. En cuanto a mí, seguiré mi camino, a donde sea que me lleve el destino. En mi corazón y alma siempre estarás conmigo, tal vez nuestro "para siempre" no duró una eternidad, pero mi amor por ti si lo hará. Adiós.