El me gustaba, me encantaba, su hermosa sonrisa que me dejaba sin palabras, su intensa mirada que me ponía a temblar, que tan solo con verlo y escuchar su voz mis mariposas internas se ponían a revolotear, y mi corazón palpitar; todo el era perfecto sin saber que tenía ese gran defecto.

Su defecto estaba en las cosas bonitas que me decía en el "cariño" que según el tanto decía tenerme, me tenía envuelta en tantas mentiras, que has amigos y familiares decían que nuestra relación parecía sacada de un cuento, una historia irreal, me decían que tarde o temprano descubriría quien es en realidad y todas sus falsedades, y yo ciegamente defendiéndolo sobre todo sin pensar ni medir mis palabras hiriendo a personas que querían lo mejor para mi.
Pero.....

Ya decía que en la vida nada es perfecta.
Razones que yo no entendía.