He esperado el día entero un nuevo mensaje de tu parte y esta noche he perdido finalmente la esperanza de que vayas a contestarme.
¿Dije algo que te molesto?¿Me exprese de mala manera? Sí dije algo que te hizo sentir mal, solo puedo decir que en verdad lo siento.
Y vuelvo a escribirte no solo porque contigo deje el orgullo al cruzar el umbral de la puerta, sino también porque me ganan las ganas de hablar contigo, de saber más acerca de ti.
Entiendo que tú también tienes problemas, amigos que te acompañan y cosas pendientes que hacer. Pero entiéndeme a mí también, que no tengo amigos con quienes desahogarme y lo problemas me alcanzan el cuello, que tengo mil cosas por hacer y estoy recostado en el suelo pensando en tí y en cuál será la verdadera razón por la que aún no has contestado mi mensaje.
— Eliuryas
gracias por leerme