qué curioso seguir viviendo y saber que algún día cerraremos los ojos y no volverán a abrirse,
que hiciste lo que tal vez quisiste
o que viviste como pudiste,
que creíste que reír está bien, y llorar está mal,
que creciste tratando de encontrar,
que el tiempo sigue pasando hasta terminar,
y que aún mantienes tu esperanza, sueños, y estabilidad.

sí...
qué curioso creer que así es como se vive de verdad.