No pasa nada...
Has confundido una lección con tu gran amor.
No te preocupes, le puede pasar a cualquiera.
Respira, perdónate y no te avergüences...
Sólo has confiado ciegamente.
Tal vez has dado demasiado de ti.
Te han hecho daño...
Mi niña, estas cosas pasan...
No sigas castigándote.
Oblígate a sonreír otra vez, sal de bares, vuelve a quererte...
Deja de sentirte mal.
Que no te apague alguien que no ha sabido verte brillar.