Cansada de huir de mi alma, decidí quedarme aquí, con los pies en la tierra –y a veces en la arena- disfrutando del poco tiempo que tengo para amarme.