Aprendamos a dejar a un lado las justificaciones que nos ayudan a dormir mejor y enfrentemos cuanto antes la realidad de los porqués. Lo agradeceremos más tarde.