Para mí los días de lluvia son días de reflexión. Donde cuestionas desde las cosas mas pequeñas hasta las mas inmensas, de esa forma, en ocasiones logras descifrar tú mismo algunas respuestas.
Personalmente los días de lluvia me entristecen aunque a veces también me inspiran muchísimo; y por razones que yo mismo desconozco, el sonido de la lluvia también me da miedo. Supongo que me trae recuerdos, me transmite sensaciones que no se reconocer. Recuerdos que están en algún lugar de mi memoria pero que no puedo ver con claridad. No lo sé con exactitud, pero de lo que sí estoy seguro es que le temo a la lluvia pero aún así no dejado de amarla.
— Eliuryas
gracias por leerme