No es mucha, pero es algo. Hay personas que leyeron mis artículos "Fucked up" y "):" y no quiero dejarles la intriga de lo que pasó.
En agosto del 2017 conocí a una persona hermosa de la cual me enamoré y la cual podía hacerme la persona más feliz del mundo, tanto como la más triste (referencia a "fucked up"). El 18 de noviembre me confesó sentir algo por mí y yo exploté todos los sentimientos que tenía por ella y venía tragándome. Fue hermoso. Fue humillante, fue cariñoso, fue tierno, fue erótico (?. Lo fue todo. Incluyendo triste. Triste porque algunas de sus actitudes más tontas podían sacudir hasta lo más profundo de mí. Cosas como olvidar "citas", no preguntar por cómo me iba en el trabajo, cosas como no estar allí para calmarme cuando sufría de ataques de ansiedad. Y llegó un momento en enero en el que se borró por completo, luego de eso nada fue igual. Aunque hubiese vuelto no podíamos hablar igual. Había algo en ella que faltaba y no quería ni pensar en qué era. No podía dejar de pensar en qué hacer para levantar sus ánimos. Llegó un momento en el que hizo algo que se sintió como un puñal y eso fue todo. Le pedí que dejaramos de hablar.
El 31 de enero, ebria, le dije si podíamos tratar de estar bien nuevamente lo cual ella negó rotundamente pidiéndome que lo deje.
Pasaron tres meses desde la última vez que hablamos bien y hace una semana me habló diciendo que no estaba bien. Que no deberíamos haber dejado todo tan abruptamente. Que me extrañaba y yo le expliqué que lo hacía también. Estuve por un etapa muy fea como pueden ver en "):" y en "How to heal" donde todo dolía. De sólo pensar en ella la miraba se volvía borrosa por las lágrimas. Pero hablar con ella por esa semana de mierda en la cual tuve las peores conversaciones de mi vida (no discutíamos pero parecían que hablamos sólo porque alguien nos amenazaba desde atrás), bastó para entender. Ya no somos las mismas.
Es verdad. Aún creo que jamás volveré a entablar tal conexión como la que tenía con ella, y daría de todo por hacerlo. Tampoco puedo sacarme su imagen como mi ideal en una mujer. Pero a la mierda. Hay veinte mil mujeres más que aún no conozco, y una vez que mi corazón se recupere del todo ¿qué importa si vuelvo a permitir que alguien lo rompa? Lo vale.
Te amo, Ashley, pero ya no estoy enamorada y te agradezco por hacerme ver eso. Espero que encuentres a alguien, bebé, alguien que sí pueda calmar tus tormentas. Te quiero con gran intensidad y gracias por permitirme sentir algo tan lindo. Ya no lloro por ti ni por nadie. Sólo gracias.