Cierro la puerta para esconder el desastre que vive dentro de mi habitaci贸n.
Cierro mi coraz贸n para esconder el desastre que vive dentro de mi alma.聽
Cuando eres vulnerable y abres esas puertas la gente se enfada, les da miedo, no saben como reaccionar, c贸mo ayudar... c贸mo ayudar a limpiar tu habitaci贸n.
Al final del d铆a mi habitaci贸n termina siendo organizada, pero no por m铆. Y como no es por m铆, se pierden las cosas. Y como no se d贸nde terminan mis cosas, se vuelve a desordenar mi habitaci贸n.
Es un ciclo infinito vicioso que nunca sabr茅 c贸mo escaparme. Ese ciclo de costumbres perversas que me hacen sentir llena, entera, aunque ir贸nicamente es literalmente lo contrario.
Tengo una caja, una caja llena de promesas, promesas vac铆as. Son aquellas promesas que solo se dicen por piedad y nunca se cumplen. Al lado de esas promesas hay disculpas fr铆as. Aquellas disculpas que solo se dicen por piedad y son abusadas. Tan abusadas que lo tibio y consolante se ha ido enfriando y convirti茅ndose menos y menos sincero. Se aplica a todas las palabras, cuanto m谩s abusadas menos sinceras.聽
Estaba enamorada, o lo sigo siendo... no s茅. Cuando te enamoras, se siente como si te estuvieras cayendo. Sientes la excitaci贸n, las mariposas en el estomago, la curiosidad, por eso en ingl茅s se dice 鈥渇all in love鈥. Pero al final de una ca铆da, siempre viene el impacto. La melancol铆a se extiende por las venas como la hero铆na, hasta llegar al coraz贸n y.... oscuridad. Solo porque respiro no quiere decir que estoy viva. Vida. Muerte. Feliz. Tristeza. Placer. Dolor.聽
Ya no siento nada, ni hambre. Y eso es lo que me hace sentir llena.聽

  • Kela Manzanares 04h49 10 de abril 2018