Hoy el viento frío menciona tu nombre, rosando mi piel y dejándola helada, en este momento me doy cuenta de que no me amas.

Mientras las gotas de lluvia caen en mi ventana con mi suspiro empañando el vidrio, escribo tu nombre y me imagino tu reflejo.

Sé que ya no estás aquí, pero me duele aceptar que te perdí, aunque entre los dos yo sufrí más que tú, sé que al final te arrepentirás de lo que sucedió.

Porque puede que ahora esté llorando por ti, pero en un tiempo cambiaremos de lugar y tú podrás ver lo que perdiste de verdad.

Que sin pensarlo le diste prioridad a una noche de pasión que a una vida llena de ella, pero no te importo, porque eres un idiota sin corazón.

Y mientras en la cama estabas con otra, ella sola espera a que llegarás a casa, y tú solo le llevas flores como si te pudieras disculpar por eso.

-S.C.H