Son las únicas palabras que no pude sacar de mi mente hoy.

  • No sé qué sentir.
  • No sé qué pensar.

Tengo miedo de mí misma, no lo voy a negar.

No pediré ayuda, no la necesito.
Quiero cargar todo yo sola, a sabiendas de que no soy tan fuerte.

No puedo hacer nada bien, no puedo, me siento inútil, me siento tan vacía. No me preguntes por qué, creo que soy la persona que menos sabe la razón. Sólo me levanté hoy por la mañana, y sentí todo mi interior roto. No tengo explicación, es como si el mundo se haya sentido vengativo y quiso hacer sentir de lo peor a alguien, y ese alguien soy yo.

No puedo aguantarme ni yo misma.
Me gustaría volar, porque mis pies no aguantan todos mis pedazos rotos.

No me gusta lo que veo, no me gusta.
Me quedé frente al espejo por 10 minutos… Sólo me encontraba errores, pensaba en lo mal que hago todo. Y… Tu familia no es de mucha ayuda cuando ellos mismos son los que te juzgan.

Me siento inútil, me siento sola, me siento vacía…

Mi cuerpo está exhausto, no puedo hacer nada. NO QUIERO HACER NADA.
Mi fuerza de voluntad es mínima, se la dejé toda a mi mente y vaya que eso fue un error…

Había pasado mucho tiempo desde que no me sentí así, pero todo es tan familiar de nuevo. Mi ansiedad, mis pocas ganas de abrir los ojos, mi auto recriminación…
Sólo empezó con agotamiento físico, pero al pasar de las horas, todo era interno… Mental.

No puedo parar a mi mente, y mis ganas de cambiar algo son tan pocas.