Hamilton es un musical escrito por Lin-Manuel Miranda, un multi-premiado compositor que además ha escrito otros musicales como In the Heights, 21 Chump Street y colaboró de la banda sonora de Moana.

Un gran número de críticos han dicho que Hamilton marca el inicio de una nueva etapa en el teatro musical, un tipo de teatro que no so se dedica a hacer remakes de viejas obras clásicas llenas de música, si bien hermosa, muy tradicional, un teatro que tiene lugar para estilos callejeros y controversiales como el hip-hop y el rap.

Desde su estreno en 2015, Hamilton se volvió un éxito rotundo en Estados Unidos, principalmente porque la trama habla sobre la independencia de dicho país, pero lo que le gusta al resto del mundo es la belleza de las letras y ritmos que te introducen en una historia con héroes que también son villanos y villanos que entran en tu corazón.

Hamilton es más que un simple musical para mí, hace mucho tiempo que no podía conectarme tan bien con mi interior como lo he hecho desde que escuché las canciones de la obra, su complejidad y rapidez me han hecho mejorar considerablemente mi inglés y ni hablar lo que la historia me ha hecho reflexionar y cambiar.

Si bien In the Heights es la historia más representante sobre inmigración y latinos, Hamilton tiene grandes toques de apoyo a los indocumentados en EU, con parte de Yorktown, una de sus canciones, se han creado campañas que apoyan a inmigrantes, además el empoderamiento femenino que muestran a través de las hermanas Schuyler y el hecho de que prácticamente todo el cast sea latino o negro, demuestra una clase de mundo que grandes figuras políticas y económicas no ven, pero los artistas sí.

Si bien In the Heights es la historia más representante sobre inmigración y latinos, Hamilton tiene grandes toques de apoyo a los indocumentados en EU, con parte de Yorktown, una de sus canciones, se han creado campañas que apoyan a inmigrantes, además el empoderamiento femenino que muestran a través de las hermanas Schuyler y el hecho de que prácticamente todo el cast sea latino o negro, se demuestra una clase de mundo que grandes figuras políticas y económicas no ven, pero los artistas sí.

Una cosa de las que

Este musical es simplemente una joya musical, te hace llorar, reír, muestra una nueva forma de ver la historia. Vale por completo la pena verlo y oír el soundtrack.

Como se puede oír en Who lives, who diez, who tells your story, Eliza vivió 55 años más que Alexander y en todos esos años ella se hizo responsable de recopilar relatos para la biografía de su esposo, abrió su propio orfanato en donde crio por si misma a cientos de niños, ella misma escribió su biografía, ella se introdujo en los libros de historia.

Lo recomiendo muchísimo y espero escuchar sus opiniones pronto.

Inspiring Image on We Heart It