¡Hola! ¿Cómo están? Espero que estén teniendo un día maravilloso.
De acuerdo con mi Writing Challenge del día número dos, debo escribir acerca de las 10 cosas que me disgustan, el cual contendrá temas bastante densos y algo complejos; así que sin más introducción, comenzaré.

1.- La personas que están atentas a la vida de los demás.
Me parece una manera tóxica de vivir, estás personas debería enfocarse en su vida y lograr sus metas. Si siguen la vida de los otros no podrán avanzar y se estancarán en el camino.
Solo tenemos una vida, debemos dedicarnos a disfrutarla.

2.- Los prejuicios.

"Los prejuicios son los procesos mediante los cuales se prejuzga a una persona o situación y, en general, implican la elaboración de un juicio u opinión acerca de una persona o situación antes de determinar la preponderancia de la evidencia." Celis, J. (s.f.)

Este tipo de formas de pensar son especulaciones (muchas veces sin fundamento o que surgen de la ignorancia) que se vinculan con la discriminación y rechazo, fomentando la división social.
Personalmente considero a los prejuicios como un grave problema que nos impide avanzar como humanidad.

3.- La desigualdad social.

Me refiero al trato discriminatorio que sufren las personas para favorecer a otras. En este mundo todos somos iguales.
Yo soy una persona que lucho en pro de la equidad, en dar a cada ser humano lo que se merece en función de sus méritos o condiciones, es uno de mis principios de vida.

4.- Las personas sicorrígidas.

¿A qué me refiero con esto? Me refiero a las personas que tienen una actitud o ideas inflexibles y poco razonables.
La gente con pensamientos, convicciones y creencias radicales o extermistas que no aceptan la opinión de los demás cuando difiere o discrepa de la suya, que no son tolerantes; son personas también llamadas con "pensamiento cuadrado".

5.- La irresponsabilidad.

Yo me siento identificada con este apartado, he sido irresponsable, me decepciona admitirlo. Suelo procrastinar mis actividades, aspecto que se relaciona con la irresponsabilidad.
Como saben la gente irresponsable evita cumplir con sus obligaciones y toma decisiones de forma inconsciente, sin pensarlo, sin meditarlo. No obstante, la vida no solo se trata de vivir de manera hedonista, existe una gran diferencia entre la libertad y el pacer. Nosotros también necesitamos cumplir con nuestros deberes, analizando y afrontando las consecuencias de nuestros actos.

6.- La cobardía.

No es que me molesten las personas que no salen de su zona de confort por miedo o cobardía, sino que me encantaría que se pudieran dar cuenta que el objetivo para alcanzar la felicidad se encuentra en arriesgarse y animarse.
Buscar, explorar, aprender, solucionar problemas... no evadirlos.

7.- Las personas irrespetuosas.

Sé que jamás nos podremos librar de este tipo de personas, pero necesitamos iniciar poniendo el ejemplo. Basta de atacar u ofender a los otros.

8.- Las mentiras.

La honestidad pareciera ofrecer mayores beneficios para la salud mental y física que las mentiras. No obstante, somos seres complicados. (...) Pueda que encontremos razones para mentir que sean necesarias, como es el caso en que optemos por mentir ya sea por cortesía y/o para preservar nuestra propia autoestima. Pero, es importante que pensemos antes de mentir en los efectos a largo plazo y no en cómo esa mentira nos protegerá a nosotros, o a alguien más, en un momento en particular. No siempre se puede decir la verdad, pero cuanto más lo hagamos, más felices nos sentiremos y nuestro cuerpo y cerebro nos lo agradecerán. Facusse, M. (2014)

Concuerdo totalmente con su opinión.

9.- La violencia.

No tolero ningún tipo de violencia, llámese violencia física, emocional, sexual, económica (patrimonial) y negligencia. Ningún ser vivo debería ser tratado con atropello.

10.- Las personas que no cuidan su salud mental.
La salud mental es un estado de equilibrio y bienestar, en la que el individuo es consciente de sus propias capacidades, afronta los estresores diarios, es productivo y capaz de hacer una contribución a la sociedad.
Para tener salud mental es fundamental cuidarse para prevenir el desarrollo de trastornos mentales, así como realizar el adecuado tratamiento o rehabilitación cuando existe afectación por dichos trastornos.
Si las personas dejaran de tener temor, de reconocer cuando necesitan ayuda psicológica el mundo sería un mejor lugar.
Tengo la esperanza y trabajo día a día para que esta concepción se normalice y respete. Piensen, si cuidamos nuestra salud física, ¿por qué no acudir a un profesional de la salud cuando tenemos un conflicto psicológico (emocional)?, ¿por qué tenemos la idea de separar las afecciones corporales de nuestra mente?, ¿por qué algunas personas no creen que nuestra mente también puede enfermarse?
Nos falta recibir más educación al respecto, desmitificar creencias y luchar en contra de los estigmas sociales.

Ahora, díganme ¿cuáles son las cosas que les disgustan?, ¿pensamos de manera similar?, ¿qué agregarían ustedes o que quitarían de mi lista?
No olviden que si se animan a realizar este reto, avísenme, estaré encantada en leerlos. Muchas gracias por tomarse el tiempo de revisar mi artículo, nos encontramos mañana.

Bibliografía.
Celis, J. (s.f.). Prejuicios. Desarrollo Personal. Recuperado el día 29 de marzo del 2018 de: https://www.sebascelis.com/prejuicios/
Facusse, M. (2014). Las mentiras y sus consecuencias. La Tribuna. Recuperado el día 29 de marzo del 2018 de: http://www.latribuna.hn/2014/03/21/las-mentiras-y-sus-consecuencias/

Karla