Los recuerdos son como las personas, algunos duelen, otros te sanan o simplemente te traen felicidad. Aquellos que duelen, créanme duelen mucho, tardan en sanar, pero como todos sabemos nada es para siempre, ni el dolor, algún día este se irá de la forma mas inesperada. Algunos recuerdos simplemente no salen de tu mente, arden en tu corazón y te destrozan, por mas fuerte que seas, porque aunque sonrías todo el tiempo, y trates de aparentar estar bien, sé que muy dentro de ti, hay algo ardiendo, un recuerdo doliendo intensamente. Pero ¿saben que es lo mas difícil de superar los recuerdos que algún día alguien hizo doler? Perdonar, muchos perdonamos verbalmente, pocos con el corazón, y tengo la teoría de que uno perdona realmente cuando los recuerdos dejan de doler.
Solo hay una forma para sanar y es dejando ir, dejas ir para poder encontrar, para poder dejar de darle tantas vueltas a las cosas y solo acepar que ya pasaron de la manera en que sucedieron, y si te dolió fue una lección, algo mas para aprender y seguir adelante. Un mal momento en tu vida es una lección, no una sentencia de por vida, y recuerda es solo un mal momento no una mala vida. Creo que de todo se logra aprender, todos se supera, a su tiempo por supuesto, pero no puedes dejar ir algo y luego tratar de encontrarlo de nuevo, si lo dejas ir que sea para siempre. "De nada sirve enterrar el recuerdo si vuelves seguido a llevarle flores." De nada te sirve dejar ir si no estas dispuesto a buscar nuevas cosas, de nada te sirve ir quitando el dolor si vas a seguir sufriendo por ello. Deja que el tiempo te sane, porque las manecillas del reloj van a coser todas tu heridas cuando estés preparada para soltar lo que te hace mal.
Deja ir, nunca sabrás si encuentras algo mejor.