Y quizás ya es tiempo de decir adiós, a los malos hábitos, a las malas costumbres, decir adiós a los mensajes que nunca llegarán, a los besos que nunca existirán, empezar de cero, darle la oportunidad al mundo que te dé algo nuevo, nuevas caras, nuevas vidas, verás que es bueno, verás que dejarás de esperar y comenzarás a disfrutar.