Cuando se es muy joven es normal decepcionarse por lo que las demás personas pueden demostrarnos, comenzando por la infancia, en donde aún siendo tan pequeños e "inocentes" pueden llegar a aprovecharse de nosotros, con actos como alejarse en cualquier momento sin intenciones de que la amistad continúe y volver por simple y claro interés. Obviamente, al ser tan inexpertos en ello no podemos notarlo de inmediato, estamos prácticamente cegados y somos nuevos en el tema de confiar y llamar "amigo" a alguien, que en realidad puede ser un gran "cualquiera".

Mientras crecemos y maduramos, estos hechos siguen ocurriendo. Algunas personas pueden decepcionarse, otras siguen teniendo esperanza de que aún hayan personas con buenas intenciones; cada persona puede tomar el asunto de manera distinta, como pueden identificarse con ideas similares a otras, también se pueden tener grandes diferencias en preferencias y decisiones.

Existen personas que quieren manipularte y lo esconden diciendo que son consejos, además de que nos obligan a tomarlos. Cada persona debe vivir los distintos acontecimientos de la vida a su momento, aprender a su tiempo y de sus propios errores; la experiencia, a pesar de todo, es uno de los conocimientos más significativos que tenemos.

De lo que debemos de estar conscientes es de que los problemas no tienen un tamaño, no hay grandes ni pequeños. No debemos menospreciar a alguien porque se siente deprimido existiendo "problemas con mayor tamaño" ¿Nos gustaría una respuesta así? Cuando una persona cuenta con nosotros, no debemos dar una respuesta tan vacía.

A final de cuentas, tenemos que aceptar que somos seres distintos, con pensamientos distintos y que como queremos que nos traten debemos tratar a los demás, sin esperar nada a cambio, aceptando los errores que pueden arreglarse con el tiempo, ya que NINGUNA PERSONA es perfecta en este mundo, incluyéndonos.

¿Sabes? Las mejores cosas llegan sin esperarlo, y en algún momento podremos superar todas las cosas malas. La idea es no depender de alguien, amarse a uno mismo y poder llevar las cosas, porque podemos y somos fuertes.


¡Gracias por leer! <3
— Mia