Me han dicho tantas veces que soy un desastre.
Cada vez que lo dicen, es como si una navaja se encajara en lo más profundo de mi corazón.
Me lo han dicho tantas veces que siento que realmente lo soy.
Tengo que acostumbrarme de que ahora, para todos, soy un desastre. Que no soy lo suficientemente perfecta para ellos.

¿Algún día llegara alguien que me quiera tal y como soy, aunque sea solo un desastre?