No se trata de no recordar nada, sino de recordar sin que duela.