Me gustan las palabras raras, las palabras que no utilizarías en una conversación normal, esas que ni siquiera sabias que existían, esas son mis palabras favoritas; desde cosas más comunes como congratularse, hasta cosas como tepalcate o acme (que no me refiero a los explosivos).
Tal vez sea rara pero este tipo de vocablos me encanta, para mi son nada más y nada menos que un aviso a la gran variedad de palabras sin un uso común, vamos y es que no solo me quedo en el español, que claro comía con más en este idioma porque es mi primera lengua, pero siempre me ha encantado hablar otros idiomas y obvio el primero que aprendí fue el inglés y pues ahí tenemos cosas como barmecide, bezoar, cerulean y vamos la lista sigue y sigue, se unas cuantas en francés como retrouvailles o dépaysement; pero volvamos al español que es el único o el que en te comillas mas dominó, y digo entre comillas porque para la edad que tengo, el numero de libros que leo al año y la madre que me cargo tengo demasiadas faltas ortográficas, como por ejemplo no se porque siempre quiero escribir error con h o cuestionario con q, ¡Dios! estoy pal caño en ese sentido; así que tomare este momento para disculparme por los horrores ortográficos en este, pasados y futuros artículos, Jaja; y ya que estamos en la ortografía, sabían que la palabra uebos, existe, o existió, porque justo ahora ya se encuentra en desuso pero significa necesidad o cosa necesaria, eh ahi una palabra nueva por si la quieres ocupar; la mayoría de ellas las encuentro en libros, hablando con personas mayores (ellos siempre tienen algo que enseñarte) o a veces, aunque suene muy patético he llegado a leer diccionarios.
Y justo ahora no lo voy negar, amo usarlas o al menos con personas que ya me conocen, porque los que no solo me ven raro y eso me causa un poco (demasiada) ansiedad, lo cual no es bueno para mi salud.
Pero volviendo al tema creo que es fascinante la cantidad de palabras que no conocemos en nuestra propia lengua, es decir, no utilizamos al 100% la capacidad de el idioma, wow, eso si que es loco. Así que invito a cada persona que lea esto a buscar cosas nuevas, aunque no sean palabras, pueden ser recetas, libros, lo que se te ocurra, el punto es no quedarse en la cotidianidad, piensa en grande.
En fin creo que eso es todo.