Me dejaste el alma rota
promesas rotas
y un adiós que nunca se dijo.

No fue suficiente para ti, pues volviste luego de un largo tiempo
cuando ya había podido deshacerme de tu fantasma.

Eres todo ese mal que no sana.