Te quiero de una forma tan especial, que no hace falta ni verte, ni tenerte, para que mi cariño crezca; sólo basta con cerrar mis ojos y saber que existes.

Sabes que te quiero y que lo tienes muy presente. Ahora lucharé por demostrarte que así será para siempre.