¿Ves como hay canciones que te hacen llorar? sin que te recuerden nada, como si trataran de prevenirte de lo que está por venir.
Hay días que tengo ganas de tatuarme todo el cuelpo, para que no se me olvide quien soy , y otros en los que quiero inventarme de nuevo y marcharme sin que me vea el sol, empezar de ser, reinventar mi yo.
He recorrido los días solo para llegar la conclusión de que se pueden extrañar cosas que no se han tenido aún, pero que en el corazón se sabe que pasarán, como sí ese fuese su destino. Y es que el destino sí existe, te lo creas tú. Y la vida te va dando pistas, cuando se te eriza la piel al leer cierto libro, cuando escuchas esa canción sin saber porqué que te hace llorar, cuando miras a la luna y esta te sonrie, el destino te susurra cuando te olvidas de lo malo y decides continuar.
Hay que tener muchas ganas de ver el sol del otro lado de la colina para tener fuerza de levantarse todos los dias aun con tanta cosa fea que hay en la televisión, y la vida tan linda nos echa miraditas, nos coquetea pero siempre nos guarda lo mejor para el final, el amanecer es bello pero ¿te has perdido tu en un atardecer? tan hermoso que hasta el sol se esconde para no manchar el cielo, tan inmenso y bello, dicen que si lo miras por suficiente tiempo, te pierdes en el y el en tí, haciéndose uno mismo, invencible, indestructible, tan joven y tan viejo, like a rolling stone.