Las sombras están empezando a asentarse justo en el sitio donde te vi por última vez.

Nuestras mentes nos dan problemas por su vacuidad.

Es una pérdida de tiempo. Destruye el recuerdo. Destrúyelo desde el perfecto principio hasta el terrorífico final.

Y si después de destruirlo aún sigues respirando, eres de los afortunados, porque la mayoría de los que lo hemos hechos estamos luchando con nuestros dañados pulmones para poder respirar.

Coleccionamos los nombres de nuestros antiguos amantes que nos hicieron daño. Prendemos fuego a nuestro interior por pura diversión.

Somos los imprudentes, la juventud salvaje y revolucionaria, persiguiendo visiones de nuestro futuro. Algún día alguien intentará revelar la verdad, pero morirá antes de poder hacerlo.

Y si después de perseguir esas visiones sigues sangrando, eres de los afortunados, porque la mayoría de nuestros sentimientos ya están muertos y se han ido.

Compilamos las imágenes de la inundación que destruyó nuestra casa, una inundación que lo destruyó todo. Prendemos fuego a nuestro interior por pura diversión.

Todo esto lo causaste tú.

Todo esto lo causaste tú.

Todo esto lo causaste tú.

Ahora lo he perdido todo. Ahora solo soy una simple silueta. Un rostro sin vida que pronto será olvidado. Mis ojos aún se humedecen cuando pienso en las últimas palabras que dijiste.

Y si después de todo sigues enamorado, eres el afortunado, porque la mayoría de nosotros estamos amargados por alguien.

Distraemos a nuestro corazón para nunca echarle de menos, pero yo siempre le voy a echar de menos. Prendemos fuego a nuestro interior por pura diversión.

Todo esto lo causaste tú.

Todo esto lo causaste tú.

Todo esto lo causaste tú.