El corazón es un océano, está lleno de secretos,
A algunos de ellos les tocara ser compartidos, con amigos, familia,
Pero a otros les tocara ser guardados, sepultados.
Siempre en todo corazón de mujer, va a haber un secreto, una experiencia vivida, un sentimiento.
Tan puro, tan honesto y tan inocente que se mantendrá vivo en el tiempo.
Quizá alguien más conozca el secreto, una amiga, un ángel guardián,
O quizá sea simplemente eso, un secreto, guardado en el más lejano rincón del alma,
Si está allí, es porque dejo una marca, pero no una cicatriz,
Algunos creen que somos afortunadas aquellas que lo poseemos, y así es.
Sentir de esa forma debería ser un don, un regalo,
Pero, es una pena que solo dure un instante, y en el momento en el cual intentes recordarlo ya se haya terminado.
Si sos el responsable de aquella marca, sentite orgullo, sos inolvidable, pero cuidado, al mismo tiempo sos pasajero.
Si sos visitante, déjate llevar, porque los secretos no están hechos para ser contados.